Perder el miedo de asistir a terapia

Por Lucía Margarita Hernández Sosa

“Ni que estuvieras loco” “Esos son puros cuentos tuyos” “Yo no necesito hablar con nadie” “Para qué voy a gastar en eso”

Seguramente has escuchado estos comentarios anteriormente respecto a la opinión que tienen las personas sobre asistir a terapia psicológica. Existe el mito de que para asistir a esto, uno debe de estar loco. Sin embargo, ¿Cuál es el significado de locura en este ámbito?. 

Dentro de la sociedad en la que nos desenvolvemos, aún existen prejuicios sobre lo que representa asistir al psicólogo. Se considera que es un acto de debilidad, innecesario, pérdida de tiempo o dinero y se cree que las que tendrían el derecho de asistir son las mujeres por ser el sexo débil. Estas ideas se encuentran muy arraigadas desde el contexto guatemalteco. A pesar de esto, en otros países de Europa, la terapia se toma como una oportunidad de generar un cambio dentro de sí mismo y contar con diferentes perspectivas que benefician el desarrollo del ser humano. (Dávila, 2022)

A todo esto te hago la siguiente pregunta ¿Qué es lo peor que puede ocurrir de tomar un proceso psicológico? Si tú no te sientes cómodo por lo que otros dirán, no es obligación contarlo a los demás tampoco. Un proceso terapéutico se inicia, continúa y finaliza cuando tú lo decidas, tú tienes el poder de decisión frente a ello. Por supuesto que es válido que no siempre tengas la confianza de abrirse con un desconocido sobre tu vida personal y problemas, sin embargo toma en cuenta que los psicólogos no tienen el derecho de juzgar tus decisiones, acciones y transcurso del manejo de tu vida puesto que son cuestiones que ya ocurrieron y no se pueden cambiar. A pesar de que no se puede cambiar el pasado, se puede transformar la visión de él y la forma en la que actuarás en el presente. (Castaño, 2018)

No todos los pacientes son para un psicólogo y un psicólogo no es para todos los pacientes. Hay variedad de visiones, formas de trabajo; eso es lo rico de un proceso psicológico que puedes trabajar con alguien y de una forma que te enriquezca y transforme tu vida. Ábrete a un cambio positivo en tu vida. 

A continuación, te dejo algunos consejos para que pierdas el miedo poco a poco de asistir a terapia:

1.Quítate la idea de que “hay que estar loco para ir”. ¿Qué hay de malo en querer tener una visión más positiva sobre tu vida?, ¿qué hay de malo en querer sentir el apoyo de alguien quien te puede brindar una perspectiva diferente?. Date la oportunidad de experimentar una sesión y obtener una perspectiva diferente a lo que estás viendo. 

2. Reflexiona acerca de cuál es el fin de la búsqueda de este proceso. ¿Sabías que no necesariamente debe ser por un problema en concreto? Puedes asistir a terapia con el fin de conocerte mejor, tener una relación agradable contigo mismo(a), sentir el apoyo de alguien más, buscar una perspectiva diferente a la que ves. La terapia psicológica también puede ser preventiva y empezar a crear herramientas. 

3. Entrarás en contacto con sentimientos, emociones y pensamientos personales y bastante fuertes. Atrévete a descubrirte, permítete sentir y pensar acerca de lo que sientes. El fin no es la culpa, es reflexionar sobre una situación determinada y cómo actuar frente a ella. Construyendo una conexión bonita y agradable contigo.

4. Busca las diferentes corrientes psicológicas que hay. Antes de decidir con qué psicólogo ir, consulta en diferentes fuentes confiables de internet las corrientes psicológicas. No es necesario que seas un profesional de la psicología para comprender las formas de trabajo y encontrar alguna que te llame la atención. En base a esto, ya puedes buscar psicólogos en tu área que trabajen desde esta corriente. 

5. Como lo mencioné anteriormente, no debes ni tienes que contarles a otros sobre el inicio de tu proceso psicológico, es suficiente con que tu te sientas a gusto con la forma de trabajo que se está llevando a cabo. 

Es bonito contar con el apoyo de alguien más que te brindará una guía, no consejo, pero te ayudará a encontrar tus propias respuestas así como a aliviar el malestar interno gracias a la mejora de la relación contigo mismo. Permite que tus emociones, pensamientos, sentimientos y sensaciones fluyan, permítete ser un ser humano emotivo. Recuerda que no es necesario estar “loco” para iniciar tu propio proceso, así mismo pregúntate qué significa esta palabra. Evalúa qué deseas obtener con el proceso terapéutico para que esta meta motive tu camino a lo largo de este. 

Referencias:

Dávila, C. (2022) Es importante perder el miedo de ir a terapias. Prensa Libre. Recuperado de: https://www.prensalibre.com/vida/salud-y-familia/pierda-el-miedo-de-ir-a-terapia/

Castaño, G. (2018) ¿Miedo a ir Psicólogo? Psicólogos en Madrid. [Blog] Recuperado de: https://nuestropsicologoenmadrid.com/miedo-temor-psicoterapia/